Análisis de Gnome 3

Gnome 3 es la evolución de la archiconocida interfaz gráfica Gnome 2, que tantas distribuciones Linux han utilizado durante años.

Su llegada fue tan esperada como criticada por los usuarios de Gnome 2, acostumbrados a manejar una interfaz que se ha remodelado por completo y que es necesario volver a aprender para sacarle el máximo rendimiento.

En esta entrada voy a describir mi experiencia con dicha interfaz funcionando en Fedora 15, con los pros y los contras que me he ido encontrando:

Gnome 3

Limpieza y minimalismo, esa es la máxima que describe a Gnome 3.

EL ESCRITORIO:

Cuando ejecuté Gnome 3 por primera vez me agradó muchísimo la limpieza y el minimalismo del escritorio. Extremadamente limpio para una persona como yo, que acostumbro a acumular ficheros temporalmente en el escritorio como si de una carpeta de descargas se tratase, además de mezclarlos con otros archivos que considero importantes y/o que debo tener a mano siempre por ser los más utilizados.

Con esta costumbre en mente me dirigí rápidamente a crear varios accesos directos y a poner varios archivos en el escritorio. Cuál fue mi sorpresa al comprobar que no había menú contextual cuando apreté el botón derecho sobre el escritorio… Algo sorprendido y decepcionado por tener que cambiar una costumbre tan habitual en mí me dirigí al menú de Actividades que aparece en la parte superior izquierda de la pantalla, busqué el explorador de archivos, creé enlaces directos y los arrastré al escritorio… hasta que volvieron suavemente a su sitio al soltar el botón del ratón. Mi sorpresa fue mayúscula, y mi decepción aún mayor. Probé entonces a crear enlaces y moverlos a la carpeta escritorio (ya que la opción de Crear enlace del menú contextual también había desaparecido, una pena, porque resultaba muy cómoda) y tampoco funcionó…

A día de hoy mi escritorio sigue limpio como una patena, pero por obligación, no por estética y es uno de los problemas que hace mi experiencia con Gnome 3 algo incómoda. No he investigado lo suficiente el tema pero estoy seguro de que habrá alguna forma de solventar esto, y también hay otras maneras de acceder rápidamente a los programas de nuestro sistema, pero el hecho de complicar tanto un asunto que debería ser tan sencillo o bien tener que modificar mis costumbres a la hora de lanzar programas, a favor de una estética de escritorio más cuidada, para mí no es una opción, es un defecto en una herramienta que pretende facilitar el trabajo y maximizar la practicidad. Al fin y al cabo, no hay nada que no pueda hacer desde la terminal, si existe una interfaz gráfica es debido a ese propósito y si es bonita pues mejor, pero esto no deja de ser un plus.

MENÚ ACTIVIDADES Y ATAJOS DE TECLADO: LA EXPERIENCIA GNOME 3

Aunque ligeros detalles como el anterior enturbiaron un poco mi experiencia con Gnome 3, el manejo en general es bastante agradable. El menú de Actividades es una forma práctica y sencilla de unir el acceso a las aplicaciones, tanto las que están en uso como a las que queramos acceder en determinado momento.

Actividades

La pantalla del menú Actividades.

En la parte izquierda de esta pantalla aparecen los accesos rápidos a las aplicaciones, completamente configurables según nuestras preferencias. En la parte derecha nos encontramos con los escritorios que estemos utilizando en determinado momento, los cuales se generan y desaparecen de forma dinámica según los vayamos necesitando. Este es un punto a favor de Gnome 3, se acabó el definir el número de escritorios que necesitas, tendrás los que quieras mientras sea necesario y sin cambiar configuraciones, una gozada.

En la parte superior izquierda nos encontramos con dos opciones, Ventanas y Aplicaciones.

Por defecto cuando entramos en el menú de Actividades aparece señalada Ventanas, la cual se encarga de mostrarnos en el centro de la pantalla las aplicaciones que estén abiertas o minimizadas en el escritorio en el que nos encontremos en ese momento. Por su parte, la opción de Aplicaciones nos muestra todas las aplicaciones instaladas en nuestro equipo. Si bien puede parecer un poco engorroso tenerlas todas juntas ordenadas por orden alfabético, a la derecha tendremos las ya clásicas categorías de clasificación, por las que podremos navegar para filtrar aplicaciones según su utilidad.

En la parte superior derecha figura una barra de búsqueda que nos permite acceder tanto a aplicaciones como a la web, lo cual resulta muy útil y cómodo.

Finalmente voy a hacer especial énfasis en los atajos de teclado. Parece mentira como algo tan simple como unas buenas combinaciones de teclas, bien integradas con la interfaz, pueden hacer que tu productividad se dispare de una forma tan bestial.

Al pulsar la tecla cmd (Windows en la mayoría de los teclado que utilizamos) se abre el menú de Actividades, lo cual nos da un acceso rapidísimo a todas las aplicaciones y a la búqueda en web ya que: pulsamo la tecla cmd, comenzamos a teclear lo que queramos buscar y ya aparecen las aplicaciones que se corresponden con tal descripción. Si pulsamos la flecha Arriba (o dos veces Abajo) en el teclado y pulsamos Enter, estaremos buscando el texto en Google, con lo cual ya no necesitamos ni abrir el navegador, se abrirá automáticamente. Si en vez de eso hemos pulsado dos veces Arriba o una Abajo, lo estaremos buscando directamente en la Wikipedia.

Esta forma de búsqueda, que a partir de una o dos pulsaciones de teclas accesibles te permite tanto abrir o cerrar aplicaciones, como buscar en la web o en Wikipedia, hará que las tareas que implican documentación y manejo de varias aplicaciones sean un paseo a gran velocidad. Combinación fácil de aprender, veloz y con mínimas posibilidades de error, fantástico.

A esto hay que sumarle la ya archiconocida combinación Alt+Tabulador, que nos servirá para cambiar rápidamente de aplicación en uso. Si la utilizamos junto con Alt+º (tecla a la izquierda del 1) que nos permite seleccionar entre instancias del mismo programa (varias ventanas del navegador por ejemplo) nuestro desplazamiento entre aplicaciones será una maravilla.

Además las combinaciones Ctrl+Alt+Flechas de dirección Arriba/Abajo nos permite movernos entre escritorios, y si pulsamos Ctrl+Alt+Shift+Flechas de dirección Arriba/Abajo nos llevaremos con nosotros la aplicación con la que estemos trabajando en ese momento.

Todas estas combinaciones rápidas, sencillas de aprender y extremadamente prácticas hacen que trabajar con un sistema operativo con Gnome 3 sea la experiencia más gratificante que he tenido hasta ahora con ninguna interfaz en ningún sistema operativo. Me encanta trabajar con Gnome 3, mi productividad se multiplica exponencialmente.

También he de decir que me he encontrado algunas limitaciones y bugs a la hora de trabajar con ciertas aplicaciones, las cuales al no estar diseñadas para Gnome 3 no se llevan bien con algunas de sus características. El minimizado es diferente, debemos pulsar el botón derecho y escoger la opción en el menú contextual, pero la aplicación sólo se verá en la zona de Ventanas dentro del menú Aplicaciones, es decir, no aparece minimizada en la barra, simplemente desaparece. Aunque generalmente no hay problemas por ello, si que me he encontrado con que algunos juegos no admiten bien esta situación y no dejan de parpadear, mostrando en segundo plano la ventana que en teoría se encuentra minimizada. Con respecto a la bandeja del sistema, sigue existiendo en la zona inferior derecha de la pantalla, aunque oculta hasta que desplazamos el ratón hacia ella. El funcionamiento suele ser el esperado, aunque todavía adolece de algunos bugs. Como ejemplo os comento que Rhythmbox, el reproductor de música que viene en Fedora 15 por defecto, no se lleva muy bien con esta opción, y más de una vez me he encontrado con que, al cerrar la ventana principal y quedarme sólo con el icono en la bandeja del sistema, no he podido volver a abrir la ventana principal del reproductor, forzándome a cerrar la aplicación y volver a abrirla de nuevo para poder acceder a ella.

También me ha sorprendido la nula personalización de la apariencia. Además de cambiar el fondo de escritorio no he encontrado manera de cambiar fuentes, color de ventanas, etc… Me consta que a través de la instalación de ciertos paquetes para Gnome 2 y la edición de estilos CSS se puede llegar a conseguir un resultado medianamente aceptable, pero nos encontramos en el mismo caso que con los accesos directos en el escritorio: Que algo que ya era común y sencillo se ha convertido en algo enrevesado y difícil de configurar, fuera del alcance de gente sin experiencia.

CONCLUSIÓN

Algunas cosas en Gnome 3 no me terminan de convencer y me recuerdan a lo que sucedió con el cambio de la interfaz gráfica de Windows XP a Windows Vista: Se hace más sencillo lo que era fácil y se complica de una forma enrevesada lo que requería una mínima configuración o personalización. Sin embargo el uso cotidiano del sistema operativo es increíblemente rápido y eficaz: Abrir el correo, revisar y editar documentos, disfrutar de contenido multimedia, organizar archivos, navegar por la red… todo ello se convierte en un paseo a velocidad luz combinando la nueva interfaz con los sencillos atajos de teclado que vienen configurados por defecto. Todo ello combinado con un estilo visual altamente moderno, elegante y minimalista que hace que trabajar con Gnome 3 sea una experiencia única que nadie debería dejar de probar, porque engancha, y mucho. Sus limitaciones y pequeños bugs en ocasiones dejan entrever que se trata de una interfaz nueva de reciente aparición y, como la mayoría de software, requiere de pequeños ajustes y optimizaciones, pero su desempeño es brillante y robusto. Gnome 3 es una interfaz gráfica notable desde su primera aparición, y nos hace soñar con lo que puede llegar a conseguir en un futuro.

PROS:

  • Interfaz moderna, elegante y minimalista.
  • Altamente funcional y práctico.
  • Su rendimiento es bueno y estable.

CONTRAS:

  • Nula personalización.
  • Pequeños bugs que pueden llegar a ser molestos.
  • Mayor consumo de recursos.

Añade un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s