Arquitectura de ordenadores: Von Neumann

Estrenamos el blog con una entrada dedicada a la historia de la arquitectura de los ordenadores.

Pero, ¿a qué nos referimos exactamente cuando hablamos de la “arquitectura de un ordenador”?

Bien, definimos la arquitectura de un ordenador como la división de sus componentes según su función y la forma de comunicarse con otros componentes, para poder trabajar de forma conjunta y así coordinarse a la hora de realizar una función determinada.

Los primeros ordenadores eran muy diferentes a los actuales. No sólo por el tipo de piezas con las que se construían, sino también por el planteamiento utilizado para que el ordenador realizase las tareas que se le encomendaban.

Antes de 1945 los ordenadores, además de ser unas máquinas de un tamaño descomunal, que nada tenían que ver con los ordenadores de sobremesa que hoy en día conocemos, se programaban por hardware. Es decir, un ordenador se diseñaba y construía con la idea de resolver un problema determinado, como la resolución de un problema matemático complejo, y era inflexible en sus funciones: El ordenador recibía los datos de entrada, los procesaba según estuviese diseñado y proporcionaba la solución tras realizar sus cálculos.

Pero si en algún momento necesitábamos que el ordenador realizase otra función (como resolver otro tipo de problema, o proporcionarle datos diferentes para resolverlo, o bien que nos presentase la solución de otra manera) era imprescindible cambiar el cableado, haciendo que las piezas que componían el ordenador se interconectasen de otra forma, consiguiendo cambiar su comportamiento final.

Esto era así…  Hasta que apareció John Von Neumann.

Sigue leyendo